Gian Franco Pagliaro

“La sonrisa es el rostro de la felicidad
La felicidad es el rosto de la paz
La paz es el rostro de la libertad
La libertad es el rostro de la verdad
La verdad es el rostro de la soledad.”
Gian Franco Pagliaro

“Si la soledad es la última etapa
Habría entonces que deshacerse de las compañías
Y andar sin alma por la vida y sin corazón
Para llegar primero y sin nostalgia.” Gian Franco Pagliaro

“No me siento ni clásico, ni romántico. Sólo soy un cantautor que le pelea todos los días a la vida, que le canta al amor, pero que también se hace cargo de las injusticias y las canta” Gian Franco Pagliaro

Hoy ya no estás más con nosotros pero nos dejas tu legado poético y musical. Las más hermosas canciones con las que muchos en la década de los 60 y 70 nos enamoramos y sentimos tus poemas, llenos de tantas reflexiones y vivencias diarias que se nos han quedado grabadas en el alma.

Tu ramito de violetas, con el que les digiste a tus amigos que te enamoraste,cuando escribías sobre la luna y el sol con la rosa blanca para explicar que la luna se equivocó, y así expresar de donde salía tanto amor. Le cantaste a todos los barcos a todos los pájaros por la avenida grande, hay el amor cuantas canciones nos hace cantar y así pasan los días con este absurdo amor, no te vayas entonces, un día sí y otro no, todas esas letras interminables que nos hicieron soñar siempre quedarán grabadas en nuestro recuerdo eternamente.
¡Descansa en paz!

Para mis seguidores, me gustan todas sus canciones, pero aqui comparto con ustedes este tema para que recuerden quien era este cantautor italiano pero radicado en Argentina:

Anuncios

Arco iris en la ciudad de Medellín

Toda la vida desde que estaba pequeña me ha cautivado el arco iris.   Hace mucho tiempo no veía  uno en todo su esplendor,  hablo del que se reflejó, -no sé si así se dirá-, en la ciudad de Medellín, el pasado 23 de marzo.

Para mí, el arco iris, es un encanto tiene algo de cuentos infantiles pero también tiene mucho de ciencia ya que sus luces resplandecientes de colores se dispersan en un arco de más o menos 138 grados, después de un fuerte aguacero y de repente vuelve y sale un sol radiante y surge el arco de colores en el firmamento con esos rayos luminosos que me llenan de alegría, inspiración y romanticismo.

Cuando se está mucho tiempo “encerrado” en una oficina trabajando, te pierdes de la belleza que nos regala la naturaleza cada día; el fuerte aguacero del 23 de marzo, que entre otras cosas inundó media ciudad, nos regaló de nuevo su brillo, los pinos relucían y las gotas de lluvia que quedaron sobre ellos parecían cristales, dignos de admiración.

Si bien es cierto, dicen en los cuentos, que al otro lado del arco iris se encuentra un cofre con oro y muchos tesoros, cuando apreciamos ese semi-círculo de colores en el firmamento, mostrándonos una hermosa y real naturaleza, vemos reflejada en todo su esplendor la Mano de Dios. Si, Él nos está mostrando su poder, nos está enseñando que con esas luces de colores podemos recrear nuestra mente, podemos incluso soñar, enamorarnos y disfrutar la vida.

Marzo 22: Día mundial del agua

 

En 1992 durante la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, establece la resolución mediante la cual cada 22 de marzo se reconozca el día mundial del agua.  La idea es invitar a todas las naciones a desarrollar actividades relacionadas con la conservación de este recurso, llamar la atención del público hacia el crítico tema del agua y promover campañas que permitan el acceso del agua potable a todas las personas.  Por eso  hoy me quiero unir a esta celebración y participar de algunos consejos para que desde tu hogar entre todos podamos cuidar este elemento de gran importancia para nuestras vidas:

Moja el cepillo de dientes y coge un vaso de agua para enjuagarte los dientes; con el grifo cerrado ahorrarás 19 litros de agua por sesión.

Si llenas el lavamanos cuando te afeitas, sólo utilizarás 5 litros de agua.

Si te duchas en vez de llenar la bañera, ahorrarás 60 litros de agua.

Utiliza la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos del todo, ahorrarás 80 litros en cada uso aproximadamente.

Repara los grifos que gotean y vigila los grifos mal cerrados.

Descongela los alimentos a temperatura ambiente, nunca bajo el grifo, te ahorrarás 15 litros.

Lava las frutas y las verduras en el bowl y si deseas añade unas gotas de cloro para desinfectarlas, ahórrate mínimo 10 litros.

Lava el coche con una esponja y un cubo, gastarás menos de 50 litros.  Utiliza la escoba en lugar de la manguera para limpiar patios y terrazas.

Intenta regar tus matas o jardín en las primeras horas de la mañana o al atardecer.  Si riegas en horas de sol el 30% se evapora.

Datos tomados de Ecovida.

Felicitaciones en el Día Internacional del Hombre

 

A todos los hombres:  padres, esposos, hijos, sobrinos, amigos, compañeros, novios, amantes, como se les quiera llamar, rindo un pequeño pero sentido homenaje en su día, porque los hombres que yo conozco son personas de la vida cotidiana decentes, honestos y amorosos.

Hombres que luchan por salir adelante brindando siempre su apoyo moral e incondicional en los momentos que más necesitamos de ellos.  Compañeros incansables en las luchas por lograr siempre un mejor bienestar para los que los rodean. Cómplices de los buenos y malos momentos que invaden la cotidianidad y alimentan nuestras horas vacías con su inigualable compañía.

Amigos que nos regalan su tiempo y nos escuchan en los momentos de triste agonía, brindándonos un hombro donde poder recostarnos y sentirnos protegidas.

Eso y mucho más, son ustedes los hombres que complementan nuestras vidas llenándonos de una inmensa alegría con su presencia cada día.

Un abrazo para todos con mucho cariño,

Gloria María

Marzo 19 de 2012

El bambuco

“En 1897 llega a Antioquia el bambuco. Fue Pelón Santamarta el inquieto cantor popular quien lo trajo, junto con el tiple sabanero, después de una de sus correrías por Bogotá. La aparición de este aire, causó verdadero furor y fue Germán Benítez, el primero en componer canciones bambucos.

Ya en 1900 el bambuco se había enseñoreado del ambiente en Antioquia. Y fueron dos antioqueños, Pelón y Marín, los primeros en grabar bambucos, hecho que tuvo lugar en ciudad de Méjico en 1908.

Si bien es cierto que este aire nos vino de Bogotá, no lo es menos que aquí en Antioquia que ha tenido quizás mejores cultores.

Entre 1900 y 1940 podemos considerar la “Edad de Oro” del bambuco en Antioquia. De 1940 para acá ha venido en decadencia. ¿Por qué? Los malos intérpretes, los que han dejado a un lado el viejo tiple para acompañarse únicamente de guitarras, los que han creído que el bambuco se puede cantar a trío, ¿no habrán tenido parte en ello? el gobierno que nada hace por difundir tan bella música en las escuelas, por apoyar a los artistas nacionales, que no dicta medidas para detener esa ola de música foránea que amenaza con acabar con la música patria, ¿no llevará más de una vela en este entierro de pobre que se le está dando al bambuco de los aires más bellos en cuanto a canción popular se refiere? El tango arrabalero, el bolero meloso, el porro extravagante y esos ruidos infernales que han dado en llamar mambos, han tenido cabida en los espíruts poco amantes de lo propio. Nuestras emisoras, que pagan a precio de oro las pésimas o mediocres actuaciones de los artistas extranjeros, no se acuerdan de los nuestros para nada. En esto de favorecer poco la canción nuestra, quizás dos tengamos nuestra culpa. Pero creemos que aún no sea tarde para poner fin a este estado de cosas. De volver por los fueros de la música colombiana; de crear un verdadero ambiente musical a nuestros aires.”

Fuente: Tomado del libro “Antología de la Canción en Antioquia”.
Autor: Heriberto Zapata Cuéncar.

Dibujo: Diseño de Pensamientos de Vida.

Administración del dinero en el hogar

 

 

Si comparamos los deseos con las posibilidades económicas, el dinero nunca alcanza.  Si le preguntáramos a alguna amiga o a un pariente cómo hace para desenvolverse en materia de gastos, la respuesta es casi seguramente alejada de la realidad o de la verdad, porque tampoco está muy segura de cómo los controla porque hoy en día hay que hacer milagros! un término muy común en mi familia, cuando mi papá salía a hacer mercado nos decía “voy a hacer el milagro.”

En Colombia, el presupuesto familiar es un tema que agobia aproximadamente a la mitad de la población, por lo tanto tenemos que hacer rendir nuestro dinero.  Cómo se hace esto:  muy sencillo, sin optimismo exagerado ni demasiado pesimismo se deben calcular los ingresos provenientes de un sueldo, una renta fija, una jubilación para saber de cuanto se dispone.

En las familias con entradas irregulares como negocios, profesionales independientes u ocupaciones temporales se debe hacer el presupuesto basándose en los ingresos del año anterior.

Existen gastos fijos como: alimentación, vestuario, arrendamientos, impuestos prediales, servicios públicos, pensiones de estudios, hay gastos que son imprescindibles, otros menos necesarios y algunos definitivamente superfluos.  Por lo tanto, hay que atender a las necesidades en el orden de prelación que lógicamente deben tener.  En todo caso no debemos gastar más de lo que ganamos.

Ejemplo de un gasto superfluo: hay una promoción de aniversario en alguno de los almacenes de cadena de la ciudad, inmediatamente madrugamos a comprar cosas inoficiosas porque están en oferta y al llegar a casa nos damos cuenta que tenemos tres baldes más y que nuestra cocina está llena de recipientes de plástico que ya no tenemos donde guardar.

En conclusión, tenemos que tener la suma de los ingresos más los gastos, esto permite conocer la situación económica y nos damos cuenta en que  nos hemos gastado  el sueldo.  Para hacer un buen presupuesto debemos apuntar todo lo que gastamos para verificar los gastos y así tenemos el balance mensual y podemos darnos cuenta que nos queda para un posible ahorro.

Mi pensamiento para hoy es: “Saber decir las cosas”

“A menudo contradecimos una opinión cuando lo que en realidad nos ha resultado antipático es el tono en que fue expresada.”

La habilidad para escoger la palabra apropiada es un arte que todos debemos cultivar.  Cuantas más palabras se conozcan más fácil es entender y hacerse entender:  un diccionario a mano es la solución perfecta para consultarlo en casos de duda.

A veces cometemos muchos errores:  Miramos pero no vemos;  oímos o leemos sin prestar mucha atención, de ahí surge la fuente de chismes crueles.

En el caso de quienes pronuncian mal las palabras, o adolecen de una lamentable pobreza verbal, que les obliga a usar hasta el cansancio frases hechas, muletillas o términos del montón, hasta el punto de llegar a identificarse con ellas para tortura de quien escucha:  “¿me explico bien?” “como alguien diría”, “¿y de la guayaba qué?”

Para establecer una conversación es lógico que hay que saber escuchar con atención, a veces con tolerancia y paciencia, sin pretender jamás imponer sino exponiendo sus puntos de vista.

Que nuestros ojos expresen cálido interés:  “Pocos seres humanos se libran de la implícita adulación que hay en el oyente absorto.”

Los ademanes deben ser medidos, éstos pueden producir buen o mal efecto, dar vida y animación a la idea o pasar sin realce, a veces pienso que es posible hablar con los ojos o con cualquier simple movimiento de cejas, con los ademanes mostramos muchas veces quienes somos.

El tono de la voz debe ser suave y musical, sin estridencias; ni tan alto que produzca dolor de cabeza a los que nos rodean ni tan bajo que no se escuche, todo extremo es vicioso.

En estos días pude compartir con una amiga que vino del extranjero y hacía tantos años que no la veía, que nuestro encuentro fue muy grato, porque la conversación era tan agradable y tan amena, contando sus anécdotas y su historia en ese país, que todos nos quedamos absortos con sus palabras:  eran suaves y delicadas, claras y concisas, oportunas y entusiastas.

Pienso que cada día aprendemos más al respecto y por eso quiero dejar hoy este pensamiento que me llena de alegría poderlo compartir con todos ustedes.

Se ha perdido el glamour en la mujer?

El diccionario de la Real Academia Española de la lengua, define esta palabra: “Encanto sensual que fascina.”

Con  el transcurrir de los tiempos, hemos dejado a un lado ese aspecto tan importante entre nosotras las mujeres, el porte de una “dama” es innato pero hay que cultivarlo siempre o al menos tenerlo en cuenta con nuestros movimientos inconscientes.  Esto no quiere decir que seamos artificiales o postizas con el vocabulario que empleamos, ni mucho menos con las posturas que adquirimos:  al pararnos, caminar o sentarnos.

Pienso que debemos diferenciarnos de los hombres en ese sentido ya que ellos buscan, -asi suene a pasado de moda- mujeres delicadas y glamurosas. Hoy en día el deseo de superar e igualarnos a ellos ha hecho perder en la mujer el sentido muchas veces de valoración personal, porque la competencia la ha llevado a tales extremos que se olvida o descuida muchas veces de su presentación personal, este es un concepto muy personal, con lo que he visto y he vivido, no solamente en el entorno familiar sino también en lo laboral.

La ejecutiva y talentosa, que quizá va perdiendo sus encantos femeninos porque está absorta en un mundo lleno de recarga laboral, donde descuidan no solamente  a su esposo, sino a sus hijos y su hogar para entrar a un mundo lleno de exigencias modernas: el auto del milenio, el ultimo  diseño de apartamento, la cena ejecutiva regresando a altas horas de la noche a una casa fría porque falta el calor de madre y esposa.

No quiero con este indisponer, me encanta entrar a polemizar estos temas, que día a día se hacen más tangibles en nuestro medio, conozco un par de casos en que la secretaria está tan elegantemente vestida y bien puesta que la confunden con la Directora o Gerenta de la compañía, ya que su secretaria es la verdadera Ejecutiva que le da imagen y presentación a su empresa. En ella se encuentra dulzura, delicadeza y mucho glamour llenando el entorno de una apacible paz laboral.

Los hermanos Strauss

Para seguir con las remembranzas de las historias que nos contaba mamá, hoy quiero traer los cuentos que no eran tan cuentos sino reales de los músicos que su padre, el abuelito Ramón Antonio, le contaba y ella nos lo transmitía con un dulce sabor que todos nos quedábamos boquiabiertos degustando las delicias de su  historia.  Hoy recuerdo con sumo agrado, como nos sentaba a todos, incluyendo dos o tres vecinos que siempre estaban en casa, quienes compartían con nosotros, los bellos juegos de niños, mi madre, con su dulzura explícita en su rostro y sus bellas manos comenzaba a tejer su cuento, uno de ellos Johann Baptist Strauss Primerode quien por esta fechas más concretamente el 14 de marzo se conmemora su natalicio; tuvo tres hijos: Johann Strauss Primero, Josef y Eduard.  El primero o sea Johann (Junior), fue quien se dedicó de lleno a los valses  él fue el que compuso el famoso Danubio Azul.  (Tema que no puede faltar en las fiestas de las quinceañeras en mi país y quien sabe en cuantos otros también), ahí les dejo la inquietud para el comentario. Puedes escucharlo en la cajita de música de este blog que está al lado derecho inferior.

En la actualidad, la tradición familiar se difunde entre nuestros sobrinos, la pequeña Alicia de cuatro añitos ha crecido escuchando el Danubio Azul y cuando llega donde su abuela piden que le vistan el tutú que le diseñó y fabricó la tía Cris con un tul rosa transparente, bordado con canutillos y lentejuelas y en donde con sus piernitas delicadas y bien torneadas, comienza a dar los primeros pasos del famoso vals.

A Josef, el segundo hermano de los Strauss,  no  le gustaba mucho la música ni ambicionaba una carrera musical, estudió ingeniería y trabajó en la construcción, fue un gran inventor le gustaba mucho crear cosas diferentes y fue el que inventó las máquinas que barren las calles, pero Josef se convirtió en el suplefaltas de su hermano Johann, ya que le tocaba reemplazarlo en las clases que se dictaban en la iglesia, a un grupo de cantores y poco a poco fue metiéndose también como sus dos hermanos en el entorno musical, también se dedicó a los valses y le gustaba mucho el violín.

Eduard, el menor de los tres hermanos, no se dejó influenciar por lo que sus hermanos escribían, de ahí que se dedicara  a escribir las famosas polkas, música festiva y alegre.  En este link puedes escuchar algo muy bonito de Eduard.

Estas son las historias que nos contaba mamá y con las que nos hacía soñar.  Quiero compartirla con ustedes de forma breve y coloquial.