Gota de amor…

En el arte culinario, como en cualquiera otro, hay derecho a tener iniciativa personal.  Desde que estaba pequeña veía a mi abuela y a mi madre preocuparse porque la cocina y la mesa siempre estuvieran impecables en el momento de preparar y servir los alimentos.

Siendo la más simpática y deferente de las atenciones con que podemos obsequiar a una persona amiga la de sentarla a nuestra mesa de familia, ha de ser para la señora de la casa una gran satisfacción el poder ofrecer en ella algo preparado por sus propias manos.

Más no basta saber aderezar los platos, es necesario presentarlos y distribuirlos con sencillez y elegancia, siguiendo algunas reglas indispensables a toda buena ama de casa.

1. Cuando se invita a una persona a nuestra casa es encargarnos de su bienestar durante el tiempo que esté con nosotros.

2.  La cualidad más indispensable de la persona que cocina, es la exactitud, esta cualidad debe ser también la del invitado (nada más molesto que una persona llegue tarde a un almuerzo o cena) ya que aguardar largo tiempo a un comensal retardado, es falta de cortesía para con los demás que están presentes.

3.  La señora de la casa debe asegurarse siempre de que el café sea excelente y el señor, de que los licores sean de primera clase.

El placer de la mesa es de todas las edades, de todas las condiciones, de todos los países y de todos los días; por eso, la buena mesa es la compañera de los acontecimientos agradables de la vida.

¡Animate a escribirme, espero tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s