Día internacional de la Mujer

Con ocasión de celebrarse el día Internacional de la Mujer (mujer trabajadora, luchadora, independiente, capaz de valerse por sí misma, me ha llegado esta noche la musa de la inspiración sublime y ha tocado mi corazón con respecto a la Mujer.

En el mundo moderno y actual ninguna mujer está en posición de pedirle nada a un hombre, me refiero a lo material ya que nosotras mismos suplimos nuestros gastos y necesidades urgentes, me refiero al pago de cuentas, tarjetas de crédito, facturas y  casa,  sin necesidad que un hombre nos ayude con eso.

Un hombre qué le puede aportar a una mujer?  Comprensión? dinero?  NO ninguno de estos elementos los necesita una mujer;  la respuesta es:  AMOR, esta palabra encierra todo lo que una mujer necesita, el amor es la fuerza que nos da la alegría de vivir, se necesita un hombre con quien se pueda conversar y que nos estimule mentalmente, un hombre que nos cause admiración y a su vez nos admire, no por lo que tenemos materialmente, sino por lo que en realidad somos.

Una mujer busca a un hombre que luche por la perfección espiritual, porque se necesita a alguien con quien compartir su fe en Dios.  Un hombre que de amor, que sea lo necesariamente fuerte para sostenerme y no dejarme caer, alguien que se pueda respetar y que me respete como mujer para poder ser sumisa ya que no se puede ser sumisa ante un ignorante grosero y rústico. La mujer no tiene problema en ser sumisa siempre y cuando el hombre pueda merecérselo.  Dios hizo a la mujer para ayudar al hombre.  Yo no puedo ayudar a un hombre que no se puede ayudar a sí mismo, si el también lucha por ayudarse, entre los dos  se buscan soluciones.

Una mujer busca a un hombre con buenos sentimientos, que le de seguridad, un hombre donde pueda recostar su cabeza en su regazo porque ella en esencia es ternura y vale tanto con él.