ÉPOCA DE TERROR…

A los colombianos en este momento nos están reviviendo una época de terror que se vivió en los años 80 y 90 hasta que ocurriera la muerte del capo más grande del mundo “Pablo Escobar Gaviria”.

Sí, se trata de una telenovela que transmiten por un canal nacional, que sin demeritar su producción, que es excelente, nos está llevando a un mundo de tristeza, angustia y dolor, porque remembrar momentos tan críticos que vivió el país es revivir esa historia nefasta y oscura de las bombas en la ciudad de Medellín, las matanzas de cientos de policías, civiles y aún más de personas que no tenían arte ni parte en esa historia.

Esta semana, nos han transmitido la muerte de uno de los más grandes del periodismo antioqueño, el señor Guillermo Cano Isaza, Director de El Espectador, su crimen después de 24 años sigue en la impunidad.

Don Guillermo, nació en Bogotá en 1925 y ejerció el periodismo por más de cuatro décadas. Desde los 17 años se vinculó como cronista, en el diario El Espectador.

Su trabajo periodístico lo hizo merecedor de varios premios nacionales e internacionales, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo ‘Simón Bolívar’ por su columna dominical ‘Libreta de apuntes’. Desde El Espectador, Cano denunció a los narcotraficantes de los carteles de Medellín y Cali, apoyando abiertamente su extradición a los Estados Unidos.
Esta actitud frente a los grandes capos de la droga le costó la vida. El 17 de diciembre de 1986, a 7 de la noche, luego de salir de las instalaciones del periódico, dos sicarios en una motocicleta se acercaron a su camioneta, le dispararon en ocho oportunidades y huyeron.

Su asesinato fue el inicio de una arremetida del cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar Gaviria, contra El Espectador por considerarlo su enemigo. Como resultado fueron asesinados otros periodistas y algunos funcionarios administrativos del periódico; unos más debieron exiliarse fuera del país después de recibir amenazas. Adicionalmente, el dos de septiembre de 1989 la sede central de ‘El Espectador’ en Bogotá fue destruida parcialmente con un carro-bomba, al igual que una sede de distribución en otro sector de la capital.

Para mí y para muchos antioqueños más, son historias que empañan nuestra ciudad, por lo tanto, pienso, no se deben estar recordando de una manera tan cruel y sanguinaria. La historia debe quedar en los libros, en el pasado, no le revivamos a nuestra juventud, momentos que no deben vivir.

Anuncios

El gato que cayó del cielo

Era una hermosa mañana de verano y como todos los días, el tío Roger se disponía a regar su jardín que se encuentra en el patio posterior de la casa, para que la uña de danta, la Galatea, los paphios, bifloras, violetas, sorcilicio, dracenas, geranios, philodendron y el esbelto san pedro y demás plantas, recibieran su dosis correspondiente de hidratación.

Cuando el tío Roger abrió su manguera y apuntó directamente a la heliconia que se encuentra en un rincón, brincó como de la nada un gran animal. Y se dijo: pero y esto qué es?, no es una mirla, no es una tórtola que podría ser eso que movió su cola encorvada de una manera tan rápida y extraña?

Cada vez que se disponía a hacer su tarea de riego, se encontraba con mirlas, canarios silvestres, pero nunca con un gato que se esfumara en medio de plantas, manguera y agua. Este estaba bastante asustado y aprovechó la oportunidad de colarse al interior de la casa, fue cuando puso su manguera y trató de mojarlo en medio de la exaltación que esto le causó. De dónde pudo salir este pobre animal, si los muros que rodean el patio son bien altos? Lo cierto del caso, es que el gato se puso muy nervioso y no quiso moverse del mismo rincón. Pasó todo el día sin dar señales de vida. El tío Roger le compró alimento especial y trató de darle cariño, pero en ningún momento salió de su guarida.

Pasaron dos días y dos noches, el tío Roger le abrió la puerta pero el gato no salía, yo me sentía bastante preocupada por el pobre gatito que llevaba tanto tiempo sin comer, cuando me le asomaba por la reja que está cerca de mi habitación, el gatito quería hablarme, daba vueltas y vueltas sobre su cuerpo como queriéndome contar su historia. Traté de que saliera del patio, pero cuando le abría la puerta volvía a su escondite, maullaba muchísimo de noche como con un lamento de dolor.

El tío Roger y yo empezamos a preguntar en la vecindad, para ver si el gato tenía dueño, pero los vecinos más cercanos no daban razón, hasta que una mañana en un supermercado cercano a la casa había un letrero donde averiguaban por el gatito y vimos que era el mismo.

Después de saber quién era su dueño, nos llenamos de una gran alegría, el gato se llama Sam y la dueña era una pequeña de ocho años y estaba muy triste porque su gatito se había perdido. La satisfacción tan grande que sentimos de poder devolver el gato a su dueña fue inmensa.

Lo importante de esta historia es que debemos entender las querencias de todos los seres humanos, tener comprensión con los seres vivos, tratarlos bien, porque como pudimos apreciarlo de cerca, son seres que se estresan igual que los humanos, de ahí el cuidado que debe asumir su dueño, para que su mascota viva en un ambiente sano, además es fundamental diferenciar la vida de un gato de piso de uno que tenga acceso al exterior. Por lo tanto, como no es un animal callejero, hay que brindarle toda la protección necesaria.

Gracias por su visita

Hoy quiero agradecer a todos los internautas que por una u otra razón han llegado hasta mis “Pensamientos de Vida”, dejándome sus mensajes llenos de reflexiones sublimes y comentarios que permiten un acercamiento con el mundo exterior. Todo esto me llena de entusiasmo, para mostrarles cada día el trabajo que preparo con respeto, alegría y optimismo.

A todas esas personas que me han visitado de tantas partes del mundo, que quizá se toman el trabajo de hacer las respectivas traducciones, a mis seguidores por email, siempre atentos a mis modestos escritos, les doy mi más sincero agradecimiento en especial a las personas de:  Colombia, México, Venezuela, Chile, United States, España, Panamá, Canadá, Guatemala, Alemania, Reino Unido, Uruguay, Argentina, Bolivia, Paraguay, Perú, Australia, República Dominicana, El Salvador, entre otras.

Gracias por llegar hasta acá, esto me llena de una gran satisfacción personal y me anima a seguir adelante para brindarles, como hasta ahora, mis Pensamientos de vida.

En esto pienso…

Cada vez que analizo las circunstancias de tu vida y de mi vida, mi mente da vueltas y vueltas tratando de resolver algunas inquietudes que invaden mi pensamiento y me detengo a analizar.

Lo ideal en el amor, es recorrer el camino juntos desde siempre, desde el principio de la juventud, para conocer el mundo y transitar por los caminos de las alegrías, triunfos, tristezas y dificultades entre los dos. Ahora es tarde para andar lo andado pues los senderos se apartan siempre y es muy difícil poder juntarlos.

La meta de nuestra existencia poco a poco se ha ido cumpliendo, esta lleva un paso adelante siempre y ya no es bueno mirar atrás, si cumplimos nuestros objetivos o si quedaron metas que no se pudieron alcanzar éstas quedan ya en el pasado; pienso que lo más importante es sentir felicidad pero el amor no es suficiente, puesto que cada uno tiene formado ya un proyecto personal. Además con el correr de los años, ya no es posible cambiarlos puesto que ya somos lo que cada uno es.

El amor verdadero se cultiva, te da confianza, placer y alegría. No es de uno solo, el amor es entender y saber que el otro necesita de ti, de una mano que lo guíe y lo acompañe siempre. De un abrazo oportuno, de un compartir sin condiciones ni reparos. El verdadero amor es libertad.

Río Claro – Antioquia, Colombia

Rio Claro es un espectacular río ubicado entre Medellín y Bogotá (3 horas desde Medellín, 5 horas desde Bogotá), que cuenta con una hermosa reserva natural privada, llamada Cañón del Rio Claro el Refugio. Algunas actividades incluyen nadar en las hermosas y cristalinas aguas del rio, hiking a la selva, rafting, kayaking, avistamiento de aves, canopi, entre otras.

Rio Claro,  Antioquia – Colombia

Ficha técnica

•Ubicación: Vertiente suroriental de la cordillera Central, departamento de Antioquia
•Área: 250 Hectáreas
•Altura: Río: 350 msnm*. Conos Karsticos: 600 msnm.
•Clima: Caliente, húmedo tropical
•Vegetación: Bosque húmedo tropical. Karstico (que crece sobre rocas de mármol y caliza).

Por un sendero de piedra elevado, nos conduce a varios sitios llenos de vegetación, belleza y coloridos únicos.

Por el sendero a diez minutos de caminada llegamos a la playa de mármol. En este lugar la rivera del río está conformada completamente por un tapiz de mármol milenario, maravillosamente pulido por la constante caricia del río a través de los años. Aquí el río forma una amplia y profunda piscina a través de la cual se puede apreciar clararmente su fantástico lecho de mármol.

Por el sendero, a doce minutos desde el comienzo, encontramos el Templo del tiempo: Caverna fósil con formaciones geológicas de estalactitas y estalacmitas, donde se puede observar la transoformación creada por el agua a través del tiempo, durante miles de años.  Algunas de estas estalactitas ha tardado aproximadamente un millón de años en formarse. Es un lugar para sentir las textura y dejar que la fantasía juege encontrando formas imaginarias, como el mamut que descubre entre sombras y relieves en un rincón de este templo.

Después de viente minutos, más adelante, por el mismo sendero apreciamos la playa del manantial. Este es uno de los lugares más hermosos de la reserva. Exuberante paisaje de bosque, cascada, rocas labradas, y playa de arena, donde se puede disfrutar en toda su magnitud un energizante baño en el río. Aquí se encuentra la salida de la Caverna de los Guácharos.

 

A medida que caminamos por el sendero, nos encontramos varios avisos:

Más adelante a unos cuarenta minutos de caminada se encuentra la Boca Caimán, hileras de estalactitas y estalagmitas parecen serlos los dientes de un lagarto. Para poder apreciar esta configuración se debe cruzar el río.

Después de caminar casi una hora nos encontramos Las Dantas, posos profundos y cristalinos, con grandes rocas de marmol en medio del río, labradas por el agua en forma de esculturas. Sitio ideal para practicar buceo a pulmón libre.

 

INVESTIGACIONES

Con la participación de varias Universidades del país, se han llevado a cabo múltiples trabajos de investigación en las áreas de biología y geología, entre otros.

Gracias las investigaciones realizadas por el biólogo Álvaro Cogollo, Botánico de Medellìn, se han descubierto más de 20 a 60 especies nuevas pra la ciencia y nuevas para el mundo y nuevos registros para la flora de Colombia. Es importante resaltar que la región fue considerada como uno de los posibles Refugios del Pelistoceno.

Por último la Caverna de los Guácharos, donde los requisitos indispensables para ingresar en ella son: Saber nadar, llevar linterna. Nivel de esfuerzo: alto. Duración 3 horas. En ese lugar se practica el deporte extremo, una hora es de completa oscuridad. Esta es una gran aventura y queda en el Departamento de Antioquia.

Hacienda Nápoles: Casa Museo Memorial. Segunda Parte

Al pasar los límites del portón emblemático del lugar, el calor sofocante de Doradal, podemos apreciar un paisaje tranquilo y acogedor. La pasividad del aire no refleja el pasado oscuro que lo precede.

Nápoles, la hacienda que perteneció por varios años a Pablo Escobar, icono en la absurda historia del narcotráfico en el país, guarda hoy las ruinas de un antiguo emporio de la mafia que se esconde tras la maleza, el abandono de las entidades gubernamentales y los saqueos constantes de algunos habitantes de la región.

Caminar por la casa principal de la finca, es como recorrer las antiguas ruinas griegas. Se sabe que ahí hubo grandes lujos e historia, pero el tiempo, la dejadez y la búsqueda de guacas acabaron con el lugar.

La que fuera casa de habitación del capo de la mafia, (Pablo Escobar Gaviria), se ha convertido en un Museo Memorial dedicado a las víctimas del terrorismo del narcotráfico. Este es un lugar conmovedor donde antes reinó el horror. La casa principal –la mayoría, como la conocían- era de estilo colonial español, y afuera uno podía sentir el inclemente sol del monte o la torrencial lluvia, pero dentro el ambiente siempre marcaba los 15ºC.

Los rumores sobre lo que ocurría al interior de esta propiedad son múltiples y diversos; se comenta de torturas y asesinatos, ajustes de cuentas, pero también de orgías en las que se llevaban jovencitas que no sobrepasaban los 20 años que hacían competiciones de carreras al desnudo o trepaban a los árboles para deleite de visitantes y anfitriones. Se sabe que en una ocasión Carlos Lehder asesinó con un disparo de R-15 a un escolta de Pablo Escobar por una disputa amorosa, y que en otra oportunidad Pablo Escobar ordenó atar de pies y manos a un mesero y arrojarlo a la piscina, donde murió ahogado, cuando descubrió que éste estaba robando cubiertos de plata.

Son muchas las historias que se tejen alrededor; lo cierto del caso es que cuando se pisan las ruinas y se empiezan a ver los pendones y afiches colgando de sus pocas paredes, se percibe una sensación extraña porque a los que nos tocó vivir esa época de terror, angustia y desolación, sólo resta hacer una oración por sus víctimas y por él mismo Escobar.

La casa fue saqueada después de su muerte, pues los vecinos del lugar querian encontrar las caletas y las guacas que “supuestamente” estaban escondidas en la casa la que convirtieron en ruinas.

Los pasamamos que conducían a la segunda planta, los techos, las columnas, grifería, cocina, todo fue saqueado.

Parte del techo está sostenido con tubos de hierro, porque está tan agujereada la casa que puede derrumbarse. Además, según información permanente en el lugar, la casa no se puede restaurar por dos motivos: es demasiado costosa su remodelación y porque moralmente a las víctimas no se les puede reconstruir todos los daños y perjuicios que el terror y el narcotráfico les causó.

Era aficionado a los automóviles lujosos y después del atentado perpetrado por sus enemigos del Cártel de Cali se encontraron más de 40 autos deportivos en el estacionamiento del edificio Mónaco en Medellín, donde vivía parte de su familia.

Es difícil calcular la totalidad de sus bienes raíces, como edificios, oficinas, fincas, locales comerciales y casas, pero algunos datos hablan de más de 500 predios de su propiedad.

También poseía helicópteros, motocicletas, lanchas y varias avionetas para transportar la droga a través de la difícil geografía colombiana.

A un lado de la casa hay una exhibición con parte de la colección de carros que le fueron quemados con otro carro bomba en el Edificio Mónaco de El Poblado, donde los conservaba.

La visita a esta casa museo deja cierta sensación de tristeza y desencanto, en primer lugar el mero hecho de ver semejante mansión convertida en ruinas, remembrando en sus muros las historias de terror que dejó el narcotráfico y la mente imaginando la felicidad que algunas personas sintieron en esa casa, que quizá fue tan efímera y también las atrocidades de los crímenes que se cranearon allí.

Parque temático: Hacienda Nápoles. Primera parte

La Hacienda Nápoles, está ubicada en la carretera de Medellín a Bogotá, en el Km 155 a la altura de Puerto Triunfo, en la subregión del Magdalena Medio; con una temperatura aproximada de 35 grados centígrados y una humedad de 85.2%.

Es un parque de atracciones y temático que se especializó en el turismo ecológico y en su complejo se encuentra una importante reserva de fauna, además de contar con un Parque Jurásico, una Plaza de toros, el Mariposario, el Parque de los Hipopótamos y la Casa Museo Memorial. Este parque está ubicado en lo que fue la antigua hacienda del narcotraficante colombiano Pablo Emilio Escobar Gaviria.

Luego de comprar el respectivo tiquete nos acercamos al punto de encuentro donde nos agrupan para empezar nuestro recorrido, primero por el parque temático: Existen dos clases de transporte, chivas y motos.

A través de un camino empedrado nos trasladan al primer sitio la plaza de toros.

En su interior, en las paredes se encuentran las fotos de los eventos y la vida social que tuvo en la época el extinto Pablo Escobar, rodeado de medios de comunicación, artistas, músicos famosos y gente del común. Hoy en día es un coliseo para presentaciones artísticas y culturales del mismo parque temático y con capacidad para 1.500 personas.

De nuevo nos recoge la “Chiva” y nos lleva al punto de observación de los hipopótamos.

Cuando llegamos al mirador o punto de observacíón, estuvimos con suerte ya que pudimos apreciar a los famosos hipopótamos que casi todo el tiempo se mantienen sumergidos en el agua.

Pero la historia de estos pesados animales es bastante interesante,

Estos son unos cuadros con la información acerca de los primeros hipopótamos que fueron traídos por Pablo Escobar.

Un hipopótamo adulto mide de 140 a 160 centímetros de altura y tres metros de longitud.


Una hembra es la atracción del Parque. Se llama Vanessa y se toma doce litros diarios de leche, según información de una de las guías del parque.

Y siguiendo por el sendero podemos observar también las cebras.

La isla de los monos que son bastante divertidos.

Avestruces, flamingos, tigres y una gran variedad de pájaros, loras, guacamayas, etc.

El Parque Temático Hacienda Nápoles genera en la actualidad 250 empleos directos y más de 1000 indirectos; se calcula que al menos 300 familias se benefician en forma indirecta del proyecto.

Las actividades del parque son complemento y suplemento de toda la economía de la región, de su hotelería, su sector de servicios, transporte y conexos. El Parque Temático Hacienda Nápoles, se ha convertido en Destino Turístico Nacional e Internacional y en eje de desarrollo del corazón geográfico de Colombia, dando un cambio radical a un sitio que en el pasado fue emblema del narcotráfico y hoy un lugar dedicado a las víctimas de ese delito; es además fuente de riqueza para la región y lugar de descanso, conocimiento, diversión y verdadera aventura salvaje.

Además pueden practicarse deportes como el rafting y el canopy; y hay varias rutas para hacer senderismo.

Esperen la segunda parte de este maravilloso recorrido por la Hacienda Nápoles, donde les describiré de una manera gráfica La Casa Museo Memorial.