ÉPOCA DE TERROR…

A los colombianos en este momento nos están reviviendo una época de terror que se vivió en los años 80 y 90 hasta que ocurriera la muerte del capo más grande del mundo “Pablo Escobar Gaviria”.

Sí, se trata de una telenovela que transmiten por un canal nacional, que sin demeritar su producción, que es excelente, nos está llevando a un mundo de tristeza, angustia y dolor, porque remembrar momentos tan críticos que vivió el país es revivir esa historia nefasta y oscura de las bombas en la ciudad de Medellín, las matanzas de cientos de policías, civiles y aún más de personas que no tenían arte ni parte en esa historia.

Esta semana, nos han transmitido la muerte de uno de los más grandes del periodismo antioqueño, el señor Guillermo Cano Isaza, Director de El Espectador, su crimen después de 24 años sigue en la impunidad.

Don Guillermo, nació en Bogotá en 1925 y ejerció el periodismo por más de cuatro décadas. Desde los 17 años se vinculó como cronista, en el diario El Espectador.

Su trabajo periodístico lo hizo merecedor de varios premios nacionales e internacionales, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo ‘Simón Bolívar’ por su columna dominical ‘Libreta de apuntes’. Desde El Espectador, Cano denunció a los narcotraficantes de los carteles de Medellín y Cali, apoyando abiertamente su extradición a los Estados Unidos.
Esta actitud frente a los grandes capos de la droga le costó la vida. El 17 de diciembre de 1986, a 7 de la noche, luego de salir de las instalaciones del periódico, dos sicarios en una motocicleta se acercaron a su camioneta, le dispararon en ocho oportunidades y huyeron.

Su asesinato fue el inicio de una arremetida del cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar Gaviria, contra El Espectador por considerarlo su enemigo. Como resultado fueron asesinados otros periodistas y algunos funcionarios administrativos del periódico; unos más debieron exiliarse fuera del país después de recibir amenazas. Adicionalmente, el dos de septiembre de 1989 la sede central de ‘El Espectador’ en Bogotá fue destruida parcialmente con un carro-bomba, al igual que una sede de distribución en otro sector de la capital.

Para mí y para muchos antioqueños más, son historias que empañan nuestra ciudad, por lo tanto, pienso, no se deben estar recordando de una manera tan cruel y sanguinaria. La historia debe quedar en los libros, en el pasado, no le revivamos a nuestra juventud, momentos que no deben vivir.

  1. Claro Gloria, estoy de acuerdo contigo ya nosotros vivimos esos momentos de angustia y no queremos que nuestros hijos sufran al ver tanta crueldad. Pero ya sabemos que todas esas series son para que los dos canales, que son RCN y Caracol se disputen el primer puesto de reiting. NO MAS VIOLENCIA!
    Un abrazo.
    Lia.

  2. Tema álgido el de la porno miseria en la televisión. Antes fue la discusión sobre las tetas postizas y el dilema ético si existía o no paraíso sin silicona. Ahora la vida de un sanguinario que manchó de sangre todo un país con complacencia de gran parte del gobierno de una nación que llaman Colombia, divide la opinión y el pudor de los televidentes. Ambiguo y discutible el mostrar o no hechos reales con tintes novelescos como dicha serie que proviene del texto La parábola de Pablo, del periodista Alonso Salazar Jaramillo y ex alcalde de Medellín.

    Hay una aclaración que se debe hacer respecto al periodista Guillermo Cano Isaza para ser exactos con la historia. Guillermo Cano fue el último de los descendientes de la familia Cano Isaza. Recordemos a María Cano, líder laboral y sindical bautizada como “La flor del trabajo”. Esta familia antioqueña, liberal y de gran trayectoria intelectual creó en 1887 en Medellín el diario El Espectador, desde el cual lucharon directamente contra la hegemonía política conservadora y las políticas regeneracionistas de Rafael Núñez y Miguel Antonio Caro y y la constitución de 1886. .

    Hay una confusión con Fidel de Jesús Cano y Guillermo Cano. El primero fue el fundador del periódico, nacido en San Pedro de los Milagros, Antioquia en 1854; y Guillermo Cano Isaza nacido en Bogotá en 1925 sucesor directo de esta familia marcada por el intelecto y el oficio del periodismo.

    Las lecciones de integridad y ética que desde sus columnas y editoriales dejó el periodista, quedan marcadas en la memora colectiva con tinta indeleble, sangre y sacrificio.
    Fue él y muchos periodistas más como su compañera María Jimena Duzán, el asesinado Jorge Enrique Pulido entre otros que no gozaban de un rostro tan visible que de frente y no sin temores afrontaron el tema del narcotráfico pero si con la valiente decisión de emitir su opinión y puntos de vista como periodistas y más como ciudadanos activos frente a una realidad social y política que aún no nos abandona.

    Verla o no verla es una decisión personal, para eso existe un aparato llamado control remoto. Recordar u olvidar es un acto de mayúscula importancia que nos permite elegir o reelegir nuestra historia, así como con el caso más reciente del energúmeno Alvaro Uribe Vélez.

    Como decía el sacrificado Jaime Garzón por la misma mafia pero con otros actores: “Este país se escandaliza cuando uno dice hijueputa por televisión pero no cuando ve a un niño en un semáforo pidiendo limosna”.

    Muy buen post.

  3. Hola Gloria,
    Qué bueno que tocaste este tema y me parece muy interesante el comentario de Felipe. Bueno en el sentido que proporcionaste el fórum para que todos se expresen lo bien o lo mal que se sienten con este género de telenovelas que han estado saliendo últimamente. Aquí en USA la están presentando en Telemundo, no sé si se coge allá también. Verdaderamente aterra pensar que todas esas telenovelas están basadas en hechos reales, e incómoda mucho ver como la presentan a manera de entretenimiento para las nuevas generaciones que no les toco vivir el suspenso y la tensión de esos años en Colombia y precisamente en Medellín. Yo lo tomo que a pesar que estas producciones traen recuerdos muy desagradables y tanta violencia perturba y fastidia, también demuestra que el país ha superado esa fase tan dolorosa y sofocante por la que este grupo de personas hicieron vivir a toda la ciudadanía. Es como cuando uno se cae o se accidenta, que al principio tal vez no quiere uno contarle a nadie de su caída o accidente, o se incomoda al contarlo, pero cuando el tiempo pasa y se recupera uno, ya se habla de esa caída en forma de anécdota. Solo queda la esperanza que mucha gente aprenda y recuerde siempre que es más la gente buena que la mala y la mayoría que representa el bien siempre le va a ganar la minoría del mal. Esto es algo que yo me encuentro discutiendo muy frecuentemente con mis amigos aquí, pues desafortunadamente las noticias malas son las que recorren el mundo en un instante, pero nunca se habla o se hablo en ese tiempo que los narcotraficantes tal vez representaban el 1% de la población colombiana, y el 99 % de la población está compuesto de gente trabajadora y responsable que respecta y cuidan sus empleos, se esfuerzan para pagar sus casas y quieren que sus hijos progresen mucho en sus estudios. Espero, que el resto del mundo aprenda a distinguir y a apreciar lo que la mayoría de la gente colombiana realmente representa.

    • Completamente de acuerdo contigo Juan Manuel, los buenos siempre somos más. Este foro es para que la gente exprese su sentir, su pensamiento, además es bueno compartir con el mundo todas estas experiencias de vida que nos hacen crecer cada día. Además en Medellìn Colombia hay gente amable, cordial, trabajadora que quiere y demuestra que esta ciudad vale: como la ciudad de la moda mundial, la cultura Metro, es una ciudad pujante. Medellín, es la ciudad de la eterna primavera y el que llega aquí se amaña y no se quiere ir. Por eso, la época del narcotráfico ya quedó en el pasado, ya hizo su historia. Ahora la juventud está viendo otra Medellín, llena de esperanza y de amor. Gracias por tu comentario es muy valioso.

¡Animate a escribirme, espero tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s