De las obras de Santa Teresa de Jesús

Nada te Turbe

Al leer alguno de los apartes de la  obra de Santa Teresa de Jesús, me encontré con un tema muy interesante, referente al deseo de morir para encontrarse de una vez por todas con el Señor a quien dedicó su vida. Ella es, sobre todos los demás Maestros,  Madre espiritual y Madre de las almas que aspiran a la vida de perfección.

VII

¡CUÁN TRISTE ES, DIOS MÍO…!

¡Cuán triste es, Dios mió,

la vida sin ti!

Ansiosa de verte

deseo  morir.

Lúgubre es la vida,

amarga  en extremo;

que no vive el alma

que está de ti lejos

¡Oh dulce bien mío

que soy infeliz!

Ansiosa de verte

deseo morir.

 

¡Oh muerte benigna,

socorre mis penas!

Tus golpes son dulces

que el alma libertan

¡Que dicha oh mi Amado

estar junto a Ti!

Ansiosa de verte

deseo morir.

 

El amor mundano

apega a esta vida;

el amor divino

por la otra suspira.

Sin Ti, Dios eterno,

¿quién puede vivir?

Ansiosa de verte

deseo morir.

La vida terrena

es continuo duelo;

vida verdadera

la hay sólo en el cielo.

permite,  Dios mío

que viva yo allí,

Ansiosa de verte

deseo morir. 

 

¿Quién es el que teme

la muerte del cuerpo,

si con ella logra

un placer inmenso?

¡Oh ! si, el de amarte,

Dios mío sin fin.

Ansiosa de verte

deseo morir.

  

Mi alma afligida

gime y desfallece,

¡Ay! Quien de su Amado

puede estar ausente?

acabe ya, acabe

aqueste sufrir

Ansiosa de verte

deseo morir….”