El grillo y la flor

flor01

 

¿Pero por dónde voy a salir? le pregunta el grillo a la flor,

y ella le responde:  no golpees más mis pétalos, ya pronto los voy a abrir.

 

 

flor1

 

 

Yo se que tienes prisa, pero ya te daré paso,

para que alces vuelo y llegues  hasta el fin.

 

flor3

 

El grillo con dulzura le dice:  Tu flor retoñará de nuevo

y estaré siempre junto a ti, esperando 

que el nuevo pétalo  no se vaya a morir.

 

flor4

 

 

♥♥♥

 

La reja

Este pequeño poema, lo encontré en un libro de 1900, que reposa en la biblioteca de mi abuela.  Este hallazgo consiste en una bellísima oda de don Juan Antonio Cavestany, académico de la lengua castellana, diputado a cortes, español chapado a la antigua. Oda en el que hace el más entusiasta elogio del “ventaneo” y lo proclama el símbolo hermoso que encierra la gracia divina de toda la tierra española.

La reja, sus hierros, que besa la luna,

allá en la desierta calleja moruna,

encierran misterios y encantos sin fin:

parece que exhalan cubiertos de flores

murmullos  de besos, palabras de amores,

promesas de citas y olor a jamín.

flores

 

Benditas mil veces las rejas hermosas,

cubiertas de albahaca, claveles y rosas,

que aromas derraman y prestan calor

¡Qué moza garrida, qué joven pareja

naciendo andaluza no puso en la reja

el fin de sus ansias y el sello a su amor!

¡Cuán dulces en ellas las noches calladas!

Rumor de suspiros, brillar de miradas,

el largo coloquio de inmenso placer;

la música extraña del blando (1)

que sabe a caricia, que suena a gorjeo

saliendo de labios de aquella mujer.

 

 

 

_______________________

(1)  ilegible en el microfilme

 

 

♥♥♥

 

Yin y Yang

El Yang es activo, masculino, dominante y positivo. Está colmado de poder y de energía.

El Yin es receptivo, femenino, complaciente y nutriente, negativo (en cuanto a polaridad), pasivo, espiritual y profundo.

Etimológicamente hablando, “Yin” significa  “el lado de la montaña que da  la sombra”, y el significado literal de Yang es “el lado que da al sol”. Se considera yin todo lo que tenga características o tendencias similares al agua, como por ejemplo, la frialdad, la oscuridad y la tendencia hacia abajo; y, yang todo lo que tenga características similares al fuego, como por ejemplo la calidez, la brillantez y la tendencia hacia arriba. La categoría yang es más dinámica, activa y se manifiesta externamente frente a la categoría yin que es más pasiva, interiorizada e intrínseca, menos evidente.

Primero hay que entender que las cosas pueden verse en términos de dos tipos de energía: pasiva y activa, o yin y yang. Cada signo sólo puede evaluarse comparativamente, porque ninguna cosa es absolutamente yin o yang. El yin y el yang no son fuerzas opuestas, que se enfrentan una a la otra, como ocurre con los conceptos religiosos del bien y el mal, sino que se trata de opuestos complementarios tan interrelacionados, que la existencia de uno precisa de la existencia del otro y de cuyo equilibrio depende la armonía de los fenómenos y, en el caso de nuestros entornos, el bienestar y la fortuna.

 

NOTA:    Imagen de Daniel Birovchez, Argentina.

 

♥♥♥