Tristeza en mi corazón

Desde ayer recibí la triste noticia del fallecimiento de ajaytao2010  gran blogger de nuestra comunidad, un hombre que sólo reflejaba lo que mostraba mucha paz interior.

http://ajaytao2010.wordpress.com/2014/08/09/dear-friends/#comments 

Con su blog nuevo de fotografía botánica se inspiró en la naturaleza para así compartirnos la belleza que Dios nos dió.

ajaytao-me-myself

 

Siempre te recordaré por tu serenidad, paz y amor que siempre infundías, no sólo a los

tuyos sino a todos los que te rodearon.

 

 

♥♥♥

Yin y Yang

El Yang es activo, masculino, dominante y positivo. Está colmado de poder y de energía.

El Yin es receptivo, femenino, complaciente y nutriente, negativo (en cuanto a polaridad), pasivo, espiritual y profundo.

Etimológicamente hablando, “Yin” significa  “el lado de la montaña que da  la sombra”, y el significado literal de Yang es “el lado que da al sol”. Se considera yin todo lo que tenga características o tendencias similares al agua, como por ejemplo, la frialdad, la oscuridad y la tendencia hacia abajo; y, yang todo lo que tenga características similares al fuego, como por ejemplo la calidez, la brillantez y la tendencia hacia arriba. La categoría yang es más dinámica, activa y se manifiesta externamente frente a la categoría yin que es más pasiva, interiorizada e intrínseca, menos evidente.

Primero hay que entender que las cosas pueden verse en términos de dos tipos de energía: pasiva y activa, o yin y yang. Cada signo sólo puede evaluarse comparativamente, porque ninguna cosa es absolutamente yin o yang. El yin y el yang no son fuerzas opuestas, que se enfrentan una a la otra, como ocurre con los conceptos religiosos del bien y el mal, sino que se trata de opuestos complementarios tan interrelacionados, que la existencia de uno precisa de la existencia del otro y de cuyo equilibrio depende la armonía de los fenómenos y, en el caso de nuestros entornos, el bienestar y la fortuna.

 

NOTA:    Imagen de Daniel Birovchez, Argentina.

 

♥♥♥

Obras de Arte

 

RAMÓN CÁRDENAS GÓMEZ

 

Nació en Envigado,  (Antioquia-Colombia) el 25 de mayo de 1950.

 Pintor Autodidacta.

Fue miembro de la Asociación de Acuarelistas de Antioquia.

Obras en Colecciones particulares y

Empresas Privadas de Medellín, Cali y Bogotá.

Algunos en Italia, Alemania, Polonia, Suecia y Estados Unidos.

 

Aquí, su esposa María Eugenia Arango Carmona, quiso plasmar en este

video su maravillosa obra de arte  con el tema musical:   

“Pueblito viejo”, interpretado en chino por Teresa Teng.

 

 

En este link está su blog personal:

 http://ramon-cardenas-arte.blogspot.com/p/acuarelas.html

Disfrutádlo!

 

♥♥♥

 

¿Qué me da paz?

  • Salir de un rencor, de un resentimiento arraigado y persistente, hacia algo o alguien.

  • Salir de un temor, de un miedo, de una incomodidad, de un disgusto.

  • Salir de un vicio que me ata, de una mala costumbre, de un hábito de obrar mal.

  • Salir de una culpa, de un sufrimiento, de un juicio, dialogando y comunicándome.

  • Encontrar una solución a una situación que estresa, que me angustia.

  • Cuando perdono, dispenso, disculpo, olvido, libero a algo o a alguien que yo creo que me hizo daño, que me hirió que me faltó.

  • Aceptar lo que tengo en este momento presente disfrutando tal como es y fluir con él, respirando consciente y profundamente.

     

¿Qué hago para sentir y estar en PAZ?   

Sonreir y servir.

  • Me conecto con la naturaleza, la observo, la admiro e invoco el silencio.

  • Me aquieto por 2 ó 3 minutos durante 4 ó 5 veces al día.  Cuando los seres humanos nos aquietamos vamos más allá del pensamiento y sentimos PAZ.

  • Soy comprensivo, amoroso, bondadoso, fraternal y afectuoso con todos.

  • Entiendo los actos, sentimientos y emociones ajenos, diferentes a los míos.

  • Cultivo la alegría, practico diversiones sanas, tengo descanso suficiente y reparador.

  • Cuido mi salud, me nutro en cuerpo, mente y espíritu, me alimento saludablemente y sin excesos.

Junio 17: Día del Padre en Colombia…

HOMENAJE A PAPÁ

Cuántos dias tan llenos de una inmensa nostalgia,
porque se que partiste para nunca volver
ya hoy son seis años de ausencia
hoy son seis  años que  no te puedo ver.


 llenaste mi vida de dulce alegría
me diste tu amor
me regalaste tu paz
pero es imposible olvidarte Papá.

Me guiaste por un camino de esperanza
tomada de tu mano me dabas seguridad
me enseñaste tu Credo
y con tus manos tan tiernas
me enseñaste el camino de la verdad.

Cómo pasan los días despues que te fuiste,
dejaste vacío mi pobre corazón
ya se cumplieron seis años de esta triste partida
pero nos dejaste siempre tu infinito amor.

Te fuiste sin boleto de regreso
pero desde el Cielo nos cuidas Papá
con un amor tan grande que se puede sentir.
Ya estás disfrutando de la dicha Divina
ya no existe para ti el dolor.

Sola aqui estoy a que llegue el momento
de poderte ver en la Paz del Señor
para que nuestras almas se fundan en silencio
y asi encontrar la verdadera vida con Dios.

SIEMPRE ESTARÁS PRESENTE, AQUI EN MI CORAZÓN.

NIÑOS: REFLEJO DE SUS PADRES

En Colombia hoy se celebra el día del niño con fiestas en los barrios y en los centros comerciales, reparten regalos, chocolates y abren piñatas, pero hasta cuándo dura esta pequeñísima celebración, si en sus hogares, sólo reciben maltrato, desprecio, descuido y abandono.

Ya ni siquiera en los colegios se puede confiar, los profesores viven absortos en un mundo distinto al de la orientación psicológica y profesional, no hablo de la educación y buenas costumbres, ya que estas se infunden desde el hogar, a un niño hay que inculcarle siempre, desde su casa, los buenos modales de comportamiento, buenas maneras para no tratar mal a sus compañeritos e incluso a sus profesores, para que no se convierta, más tarde, en un tirano de la sociedad.

Hoy en día el maltrato a los niños es un grave problema social, con raíces culturales y psicológicas, que pueden producirse en familias de cualquier nivel económico y educativo.

El maltrato viola derechos fundamentales de los niños o niñas y por lo tanto, debe ser detenido, cuanto antes mejor.

El abandono o falta de supervisión hacia los menores, significa una falla intencional de los padres o tutores en satisfacer las necesidades básicas del niño en cuanto alimento, abrigo o en actuar debidamente para salvaguardar la salud, seguridad, educación y bienestar del niño.

Es decir, dejar de proporcionar los cuidados o atención al menor que requiere para su adecuado crecimiento y desarrollo físico y espiritual. Esto puede incluir, por ejemplo, omitir brindarle al menor alimentos, medicamentos y afecto.

Otro aspecto fundamental que debemos tener en cuenta, no es solamente el maltrato infantil, sino el maltrato que el niño tiene para con sus padres, hoy en día un niño llega a su casa y se dedica exclusivamente a ver la televisión a jugar con los videos juegos que son los que están llevando al caos, no sólo estudiantil sino familiar, porque el niño ni ve, ni oye ni entiende, si llegó o no llegó su papá o su mamá, sigue metido en un mundo de fantasía, que el día de mañana sale a practicar en su colegio llevando la destrucción por donde pasa.

Es fundamental el acompañamiento de sus padres o al menos una persona adulta responsable que controle en primer lugar, el tiempo que un niño debe emplear, tanto para hacer sus tareas como el tiempo de diversión y de entretenimiento, si les ayudamos a controlar esta parte, creo que nuestros niños pueden salvarse y crear un mañana mucho mejor.

Pienso que en estos últimos tiempos hemos dado a nuestros niños todo lo que piden, esto no debería ser así, que el niño se gane su premio con sus buenas notas en el colegio, que el niño se gane su salida al cine porque se comportó bien en la casa, pero los tenemos muy mal acostumbrados, todo esto porque: “pobrecito el niño” y con esto lo que le estamos causando es un mal, no solamente a él sino al entorno familiar y más tarde a la sociedad.

En este día tan especial, quisiera que tomáramos conciencia para que nuestros niños que son todo en nuestro hogar tengan una buena educación, darles mucho amor, cuidado y protección, es la mejor manera de brindarle una buena educación a nuestros hijos para que ellos así se sientan protegidos y estén conscientes que somos todo para ellos.

¿Por qué no aprendemos a escuchar a los demás?

Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar.”
Winston Churchill

Todos los humanos siempre queremos sobresalir y hoy por hoy no sabemos escuchar a los demás, en una reunión solamente queremos hablar, hablar y hablar, muchas veces no atendemos a nuestro interlocutor, lo interrumpimos y hasta cambiamos el tema que se viene desarrollando en el transcurso de la reunión.

Alguien expresó célebremente: “Saber escuchar es el mejor remedio contra la soledad”. Por eso es mejor escuchar que locamente hablar, ya que el mucho habla se equivoca y el que mucho habla se encarta. De ahí que escuchar es mucho mejor.

Cuando escuchamos aprendemos de las otras personas. No podemos convertirnos en el centro de la conversación, es importante dejar que todos expresen su sentimiento, su opinión, tenemos que recordar que tenemos dos orejas para oir y una sola lengua para hablar, por lo tanto debemos ser más armónicos con nuestra conversación, de ahí que escuchar quiere decir que recibimos de nuestro interlocutor todo lo mejor que tenemos, porque si prestamos atención a sus palabras esto será una gran recompensa para nuestro espíritu.

A veces necesitamos que la otra persona desahogue su energía, pero necesita alguien que la escuche, por eso dos personas hablando al mismo tiempo se pierde toda atención. Por lo tanto, debemos tener paciencia, humildad para recibir del otro su mensaje. No pasemos por petulantes o arrogantes que nos tienen que escuchar todo lo que decimos, en una conversación de esta índole a veces es mejor callar.

Saber escuchar es también un acto de humildad porque en él das preferencia al otro y tú quedas en un modesto segundo plano. Es, finalmente, la mejor manera de asegurar la eficacia de tu palabra; ésta será siempre bien recibida si va acompañada de una paciente escucha.
En el diálogo es tan importante el silencio como la palabra; mejor diría: es más importante el silencio que la palabra, porque nos dispone a escuchar con atención vigilante la palabra del otro y a decir la nuestra con acierto, después de haberla reflexionado. Sin silencio, sin oídos bien abiertos, la palabra del otro no es debidamente atendida y la nuestra suena a vacío.

Es cierto que a veces hay personas que no hablan porque no saben qué decir o porque resulta más cómodo no decir nada. El silencio no es simplemente callar. Es saber añadir a ese callar un plus de atención y de receptividad. El silencio respetuoso y acogedor implica saber adentrarse en el interior del otro y comprender su problema. Es una actitud terapéutica que siempre resulta muy útil tanto para el que la ejercita como para el que recibe su beneficiosa influencia.

El déficit de silencio-escucha en la sociedad actual es enorme, porque da la impresión de que cada uno va a lo suyo, sin importarle lo más mínimo la necesidad de receptividad que pueda tener el prójimo. El auténtico diálogo es una síntesis de apertura, transparencia y disponibilidad para comprender.

El diálogo da sus frutos cuando somos capaces de abrirnos sinceramente al otro, cuando le sabemos acoger sin prejuicios, cuando nos esforzamos por comprenderle y aprender de él.

La escucha, entendida como receptividad sincera y cordial, es la base del diálogo, y el diálogo enriquece enormemente a las personas que lo practican.

Fuente: Algunos apartes fueron tomados de Juan Bestard

Felicitaciones en el Día Internacional del Hombre

 

A todos los hombres:  padres, esposos, hijos, sobrinos, amigos, compañeros, novios, amantes, como se les quiera llamar, rindo un pequeño pero sentido homenaje en su día, porque los hombres que yo conozco son personas de la vida cotidiana decentes, honestos y amorosos.

Hombres que luchan por salir adelante brindando siempre su apoyo moral e incondicional en los momentos que más necesitamos de ellos.  Compañeros incansables en las luchas por lograr siempre un mejor bienestar para los que los rodean. Cómplices de los buenos y malos momentos que invaden la cotidianidad y alimentan nuestras horas vacías con su inigualable compañía.

Amigos que nos regalan su tiempo y nos escuchan en los momentos de triste agonía, brindándonos un hombro donde poder recostarnos y sentirnos protegidas.

Eso y mucho más, son ustedes los hombres que complementan nuestras vidas llenándonos de una inmensa alegría con su presencia cada día.

Un abrazo para todos con mucho cariño,

Gloria María

Marzo 19 de 2012