Colombia renueva su música

El grupo caucano Herencia de Timbiquí fue elegido Mejor Intérprete de Música Folclórica del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar con lo cual se llevó un monto de 11.000 dólares y la Gaviota de Plata con la canción “Amanecé”. En la competencia folclórica, Colombia y Chile superaron a Argentina, Bolivia, Honduras y Perú.

herencia1

En el  año 2003 un grupo de músicos jóvenes,  herederos de una tradición musical familiar, conformaron el grupo “Herencia” para mostrarle al mundo el folclor pacifico Colombiano.

 El grupo Herencia está conformado por afrodescendientes orgullosos de sus raíces africanas y quienes se han dado a la tarea de retomar el conocimiento musical empírico del Pacifico Colombiano y mezclarlo con elementos de la música urbana contemporánea, para así producir una sonoridad de orden global pero centrada en la raíz negra de nuestro litoral.

timbiqui

Con sus instrumentos, algunos elaborados por ellos mismos y otros prestados por la Alcaldía de Timbiquí, que poco después tuvieron que devolver, once talentosos jóvenes descargaron su maleta con la esperanza de hacer algo más que un concierto con la Alcaldía y una que otra serenata. No fue fácil en una urbe donde el talento abunda. Y entre tiempos difíciles y obstáculos económicos muchos se fueron y otros se quedaron.  Pero como el que persevera alcanza aqui está el triunfo después de largos años de ensayos y dedicación:

AMANECÉ

Autor: y Compositor

  Begner Vásquez

 

Amanecé, noche  amanecé

que ya tengo frío noche amanecé

cuando el campesino deja su bohío

en la madrugada en medio del frío

lo coge la noche de regreso al nido

hay una tormenta en medio camino. ooooh

amanecé, noche amancé

 que me estoy mojando, noche amanacé

 amanecé noche amanecé

 que ya tengo frio noche amanecé

como el conductor en la carretera

aferrado al sol antes que anochezca

va contra reloj dura es la carrera   no no no

rogando a su Dios para que no llueva.

amanecé noche amanecé, que me estoy mojando

noche amanece, amanecé noche amanecé

que ya tengo frio, noche amanecé.

 

Cuando el pescador en medio del mar

extiende sus redes se pone a pescar

siempre en madrugada

y aun sin regresar

remando insaciable se pone a cantar

amanecé noche amanecé

que me estoy mojando noche amancé

amanecé noche amanecé

que ya tengo frio noche amanecé

 

Quiero ver a mi morena, noche amanecé

me vuelvo loco si no estoy con ella noche amanecé

mi familia y mis amigos me esperan noche amancé

mis hijos están llorando noche amanecé

hace mucho tiempo que ellos me están esperando

noche amanecé

y no y no y no y no no no no me quiero morir sin verlos

amanecé noche amancé que me estoy mojando

amanecé noche amanecé que ya tengo frio noche amanecé.

Precursor de la balada

Si me preguntan quién fue Fuad Jorge Jury  me quedaría una incógnita inmensa, porque después de su muerte es que me vine a dar cuenta que era uno de los  cantantes con el que disfrute mi adolescencia,  se trata nada más y nada menos que de “LEONARDO FAVIO”, quien en las horas de recreo en el colegio, nos intercambiamos las letras de sus canciones.  “Fuiste mía un verano”,  “Quiero aprender de memoria”, “O quizás simplemente le regale una rosa”,” Ding, Dong, Ding Dong estas cosas del amor”, “Mi tristeza es mía y nada más”, entre otras.

Como cantante fue precursor de la balada romántica en latinoamerica entre los años 1960-1970.

Leonardo Favio, fue productor y director cinematográfico, guionista, compositor y cantante, se lo considera uno de los directores más importantes de la historia del cine argentino, al que legó títulos como “Crónicas de un niño solo”, “El romance del Aniceto y la Francisca” y “Perón, sinfonía de un sentimiento”.  De todos los grandes creadores de la historia del cine nacional, Favio fue el más genuino y el más identificable, curiosamente también el más exitoso.

Así es como te recuerdo y te llevaré por siempre en mi   pensamiento, porque le diste mucha alegría a mi corazón.

              Paz en tu tumba

En tus 74 años pudiste hacer lo que más te gustaba:  cantar, actuar, componer, dirigir, escribir, dar amor a todos los que te rodeaban, con tus canciones nos diste lección de vida y respeto hacia los demás, afortunadamente nos queda tu música y tus obras.

http://www.youtube.com/watch?v=EhU3qwpTNO8

Bibliografía:   Revista actualidad y Google.

Cuando un amigo se va…

Cuando un amigo se va
queda un espacio vacío
que no lo puede llenar
la llegada de otro amigo.

Cuando un amigo se va
queda un tizón encendido
que no se puede apagar
ni con las aguas de un río.

Cuando un amigo se va
una estrella se ha perdido
la que ilumina el lugar
donde hay un niño dormido.

Cuando un amigo se va
se detienen los caminos
se empieza a revelar
el duende manso del vino.

Cuando un amigo se va
galopando su destino
empieza el alma a vibrar,
porque se llena de frío.

Cuando un amigo se va
queda un terreno baldío
que quiere el tiempo llenar
con las piedras del hastío.

Cuando un amigo se va
se queda un árbol caído
que ya no vuelve a brotar
porque el viento lo ha vencido.

Cuando un amigo se va
queda un espacio vacío
que no lo puede llenar
la llegada de otro amigo.

 

 

 

 

Hoy puede ser un gran día…

En la música encontramos lo que realmente queremos escuchar, ese sonido que alegra el espíritu y reconforta el alma, o quizá esa expresión que nos remonta o nos lleva a épocas pasadas, remenbranzas maravillosas de tiempos idos que nos conducen de cierto modo a silencios o melodías con un ritmo que, según el estado de ánimo podemos disfrutar. La música esa percepción sonora para nuestros oídos y para nuestros gusto, que nos convida a vivir instantes colmados de alegría y felicidad, o quizá tristeza, angustia y dolor.

Hoy quiero compartir una canción de Joan Manuel Serrat, cantautor y compositor español, sencillo y elocuente que nos convida a reflexionar para aprovechar los días que nos da la vida. En cada interpretación musical encontramos esas pequeñas cosas que nos motivan o inducen a oir lo que queremos oir.

HOY PUEDE SER UN GRAN DÍA

Hoy puede ser un gran día,
plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia
para comenzar,
y recíbelo como si fuera
fiesta de guardar.

No consientas que se esfume,
asómate y consume
la vida a granel.
Hoy puede ser un gran día,
duro con él.

Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta,
dile que ya basta
de mediocridad.
Hoy puede ser un gran día
date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día
imposible de recuperar,
un ejemplar único,
no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea
lo han puesto para ti.
No lo mires desde la ventana
y siéntate al festín.

Pelea por lo que quieres
y no desesperes
si algo no anda bien.
Hoy puede ser un gran día
y mañana también.

Hoy puede ser un gran día
duro, duro,
duro con él.

Es una reflexión:

Para los amantes de la música: una serenata de amor

Hoy quiero recordar a un gran hombre de nuestra música colombiana, más concretamente nuestra música “paisa”, quiero traer un maravilloso hombre que se destacó, no sólo en el ámbito político, económico, financiero y cultural de nuestro país, sino un excelente compositor, su romanticismo traspasó fronteras.

Hablo del insigne Maestro Jaime R. Echavarría, nació en Medellín, Colombia, el 13 de noviembre de 1923. Se graduó en la facultad de Ingeniería Química de la Universidad Pontificia Bolivariana.  Durante su vida se desempeñó como Gobernador de Antioquia, Embajador de Colombia en Etiopía y Suiza, Director Nacional de Comercio Exterior y columnista de opinión del diario El Espectador. No obstante, su más grande reconocimiento, lo logró como compositor de célebres piezas musicales:  Compuso en forma ininterrumpida canciones entre las cuales podemos mencionar como las más representativas y escuchadas dentro y fuera del país; “Cuando voy por la calle”, “Me estás haciendo falta”, “La bienamada”, “Entre estas cuatro paredes”.

La música forma parte de nuestras vidas y nos acompaña desde siempre, sobre todo en cada uno de los momentos que han sabido perdurar en nuestra memoria. Ha marcado etapas y épocas en la historia de la humanidad y se ha utilizado para transmitir sentimientos o maneras de pensar. Así, el rol de la música en el comienzo de etapas especiales, nos da una conexión perdurable con nuestros recuerdos asociando hechos, lugares y personas, produciendo una magia única en nuestra memoria: al pasar los años, un simple fragmento de cierta melodía nos conecta rápidamente con un mundo de sucesos y personas pudiendo decir con certeza que nos permite revivir emocionalmente aquel momento tan especial.

En el siguiente video de youtube, les dejo: Serenata de Amor, una de sus clásicos, aunque su romanticismo y su manera de expresarse expandía el corazón.

Los más grandes cantantes de la época de oro de la música antioqueña, han grabado temas de Jaime R. Echavarría, y puede decirse que todos, sin excepción: Espinosa y Bedoya, Gómez y Villegas , Ríos y Macías, Tiscayá, Garzón y Collazos, Los Embajadores, (Que obtuvieron primicias de Jaime R. Echavarría, como “Me estás haciendo falta”, “Entre estas cuatro paredes” y “Cuando voy por la calle”), Trío América (Que ha contribuído a la difusión de “Espérate mi vida”, “Cuando voy por la calle”, “Muy buenas noches” y las que figuran en un L.P dedicado todo al compositor Antioqueño: “La bienamada”, “Me estás haciendo falta”, “Traicionera”, otra versión de “Cuando voy por la calle”, “La mujer que quiero”, “El final”, “Serenata de amor”, “Entre estas cuatro paredes”, “Si volviera a encontrarte en mi camino” y “Golondrina”, Cantares de Colombia, Berenice Chávez, Helenita Vargas, Patricia González, María Dolores Pradera, María Isabel Saavedra.

En 1974 fue nombrado Gobernador del Departamento de Antioquia, cargo que desempeñó hasta 1975, en una etapa que se considera de las más eficientes en la historia Antioqueña.
Fue el primer compositor en cantarle a Cartagena y al esplendor de sus noches, habiéndole regalado a esta ciudad lo que hoy en día es conocido y sentido por todos como el himno de la ciudad más bella del Caribe, “Noches de Cartagena”.

Su infinidad de composiciones llenan los corazones de todos los enamorados.

Por eso cuando voy por la calle y me acuerdo de ti….

Fallece el 29 de enero de 2010 a la edad de 86 años. Este día, la música colombiana pierde a uno de sus máximos exponentes.

Aquí comparto con ustedes esta pequeña serenata. Es bueno, a veces llenar el espíritu de alegría, recuerdos que quedan ahí en lo más profundo de nuestros corazones.

De nuestra música colombiana: El Dueto de Antaño

Para retomar de nuevo nuestra música colombiana, quiero hablar de nuestro querido “Dueto de Antaño”, son ellos Ramón Carrasquilla de Sopetrán donde nació en el año de 1912 en el hogar de Carlos E. Carrasquilla y María Encarnación Peña. Durante 16 años cantor oficial de la Basílica de la Candelaria, ubicada en el Parque Berrío de la Ciudad de Medellín. Ramón murió en Medellín el 7 de junio de 1982.

Camilo García, nacido en Amalfi el 6 de mayo de 1910, hijo de Fructuoso García, guitarrista y cantor y de Teresa Bustamante. Pedagogo de profesión, compositor y guitarrista. Se casó con doña Teresita Martínez, hogar donde nacieron Jaime, William, Nelly, Emilse, Byron, Miriam, Dalia, Geovanny y Elkin. El maestro Camilo García finalmente falleció el 19 de enero de 1993, después de toda una vida entregada a la música y a la educación, dos nobles profesiones que le han dado un lugar en la historia y en el corazón de los colombianos.

Pero lo que mis seguidores quieren es oir a este dueto que fue furor en las décadas de los 50,60 y 70. Las primeras grabaciones las hizo el Dueto en 1948: “El boga” “corazón antioqueño”, “Bajabas de la montaña”, “Fue mentira”, “Serenata de amor”, “Desilusiones”, “Destino”, “florecer”, “El cámbulo”, “La lancha”, “Corónate de flores”, “Al calor de tu afecto”, “Serenada del campo”, “Tu lo ignoras”, “Anochecer”, “Linda samaritana” y “Lágrimas”.

Una de las más populares y que se cantaba en todas las reuniones familiares: La Lancha. Este tema, se oía en los paseos, en los grupos de amigos era como un himno familiar. Disfrútala!.

El bambuco

“En 1897 llega a Antioquia el bambuco. Fue Pelón Santamarta el inquieto cantor popular quien lo trajo, junto con el tiple sabanero, después de una de sus correrías por Bogotá. La aparición de este aire, causó verdadero furor y fue Germán Benítez, el primero en componer canciones bambucos.

Ya en 1900 el bambuco se había enseñoreado del ambiente en Antioquia. Y fueron dos antioqueños, Pelón y Marín, los primeros en grabar bambucos, hecho que tuvo lugar en ciudad de Méjico en 1908.

Si bien es cierto que este aire nos vino de Bogotá, no lo es menos que aquí en Antioquia que ha tenido quizás mejores cultores.

Entre 1900 y 1940 podemos considerar la “Edad de Oro” del bambuco en Antioquia. De 1940 para acá ha venido en decadencia. ¿Por qué? Los malos intérpretes, los que han dejado a un lado el viejo tiple para acompañarse únicamente de guitarras, los que han creído que el bambuco se puede cantar a trío, ¿no habrán tenido parte en ello? el gobierno que nada hace por difundir tan bella música en las escuelas, por apoyar a los artistas nacionales, que no dicta medidas para detener esa ola de música foránea que amenaza con acabar con la música patria, ¿no llevará más de una vela en este entierro de pobre que se le está dando al bambuco de los aires más bellos en cuanto a canción popular se refiere? El tango arrabalero, el bolero meloso, el porro extravagante y esos ruidos infernales que han dado en llamar mambos, han tenido cabida en los espíruts poco amantes de lo propio. Nuestras emisoras, que pagan a precio de oro las pésimas o mediocres actuaciones de los artistas extranjeros, no se acuerdan de los nuestros para nada. En esto de favorecer poco la canción nuestra, quizás dos tengamos nuestra culpa. Pero creemos que aún no sea tarde para poner fin a este estado de cosas. De volver por los fueros de la música colombiana; de crear un verdadero ambiente musical a nuestros aires.”

Fuente: Tomado del libro “Antología de la Canción en Antioquia”.
Autor: Heriberto Zapata Cuéncar.

Dibujo: Diseño de Pensamientos de Vida.